⤏Mitología Japonesa— ¿Conoces su Historia y Deidades?⤎

Todo sobre la mitología japonesa

Mitología Japonesa

Probablemente sepas algo de la mitología japonesa, pero realmente son pocos los que conocen a fondo este fantástico mundo. Si quieres ser uno de ellos, entonces lee este artículo, donde hablamos un poco de la cultura mitológica nipona.

Historia de la mitología japonesa

En el principio existían varios dioses cuyos nombres y aspectos se desconocen. Estos dioses, llamaron al macho Izanagi y a la hembra Izanami para que crearan el mundo habitable.

Se les proveyó de una lanza llamada Amenonuhoko. Izanagi e Izanami fueron al puente entre la Tierra y el Cielo, sumergieron la lanza en el océano y la agitaron. Cuando la sacaron, de las gotas surgió la isla Inojoro.

Luego de esto, la hembra Izanami convenció al macho de juntarse y tener hijos. Nacieron entonces Hiruko y Awashima, pero fueron defectuosos, razón por la cual no se consideran dioses. Fueron puestos en un bote y enviados al mar.

Luego intentaron de nuevo, y nacieron entonces los Ōyashima, las ocho grandes islas de Japón: Awaji, Shikoku, Oki, Iki, Kyushu, Tsushima, Sado y Honsu.

Siguieron procreando a seis dioses más, hasta que la hembra Izanami murió dando a luz a Kagatsuchi, el fuego. Por su parte, el macho Izanagi, enfurecido, mató a Kagatsuchi, lo que hizo que aparecieran muchas otras deidades.

Izanagi, aun dolido, decidió ir a Yomi, la tierra de los muertos para recuperar a su esposa. Ese lugar era completamente oscuro, pero pudo hallarla al fin. Al encontrarla, ésta le dijo que ya no podría regresar jamás a la vida, pero lo invitó a quedarse. 

El macho accedió, pero un día encendió sin querer una antorcha, y pudo ver el horrible aspecto de su esposa. Lleno de terror, comenzó a huir de Yomi, perseguido por la hembra. Al salir, puso una piedra en la entrada.

La hembra amenazó con matar a mil personas cada día, a lo que el macho respondió que entonces daría la vida a mil quinientas personas. Así comenzó la existencia de la muerte.

Mitología Japonesa

Dioses japoneses

Comencemos aclarando algo acerca de los dioses japoneses: El panteón es increíblemente inmenso, pues hay muchísimas deidades, repartidas entre los fenómenos meteorológicos, la vida silvestre, los astros, etc. Aun así, podemos revisar algunos de los más influyentes.

Izanami e Izanagi, Las Mayores Deidades de la Mitología Japonesa

Los dioses japoneses de la creación son los más importantes del panteón. Gracias a ellos, fueron creadas todas las islas de Japón y muchos otros dioses y deidades.

Amaterasu

Amaterasu es la diosa japonesa que trae luz al mundo. Es la encarnación del sol y la fertilidad. Por mucho tiempo, se consideraba que el emperador, era descendiente directo de Amaterasu.

Tsukiyomi y Susanoo

Ambos hermanos de Amaterasu, son los dioses japoneses de la luna y las tormentas, respectivamente.

Inari

Este es el dios de todo lo que se considera bueno: el amor, el éxito, la fertilidad, el té y el arroz. Usa zorros como mensajeros, por lo que los japoneses los respetan mucho. De hecho, es común encontrar un pequeño altar dedicado a los zorros en los templos.

Leyendas de la mitología japonesa

El hilo rojo del amor

En la mitología japonesa creen que hay un hilo rojo invisible atado al meñique de cada persona. El otro extremo, los une con su alma gemela, con quien se está predestinado pasar el resto de la vida.

Un día, un emperador contrató a una hechicera que decía, podía ver el hilo rojo. La idea era que encontrara al amor de su vida. La hechicera llevó al emperador a un mercado, hasta que llegaron a un puesto donde había una campesina muy pobre con su bebé en brazos.

El emperador, ofendido, empujó a la campesina que soltó a su bebé, causándole una gran herida en la cabeza. Posteriormente, el emperador ejecutó a la hechicera.

Años después, el emperador se preparaba para desposar a la hija de un gran general. Fue el día de la boda cuando la vio por primera vez, y contempló con gran impresión que tenía una cicatriz en la cabeza.

La leyenda de Shita-kiri Suzume

Un día, un viejo leñador encontró un gorrión herido en el bosque, así que lo llevó a su casa para curarlo. Él y su esposa se afanaban mucho en el cuidado del gorrión, pero un día, ambos salieron, dejando al ave sola.

El gorrión encontró un saco de harina, que devoró totalmente. Cuando la anciana llegó, se enojó mucho, por lo que le cortó la lengua al gorrión y lo echó de la casa.

Cuando llegó el viejo leñador, se preocupó mucho, y salió al bosque en busca del gorrión. Llegó finalmente a una posada donde encontró a su amigo y pudo saludarlo. En agradecimiento, el gorrión lo ofreció dos cestas, una grande y otra pequeña. El leñador escogió la pequeña. Cuando llegó a su hogar, la abrió y vio que había un gran tesoro. La esposa, codiciosa, quiso la otra cesta, así que la exigió al gorrión. Cuando la abrió, descubrió multitud de horrendos monstruos, cosa que la asustó y la hizo tropezar por el borde de una montaña.

MÁS SOBRE MITOLOGÍAS

¿Quieres seguir aprendiendo sobre Mitología y Dioses de culturas ancestrales? Entonces sigue tu viaje por la web del Reino Divino.