¡ La diosa Ishtar , señora del amor y la vida !

Conoce a la diosa Ishtar aquí en Reino Divino .

Mesopotamia abrigó parte de las primeras civilizaciones de la humanidad. La presencia en una región entre ríos fue fundamental para que el hombre a partir del desarrollo de la agricultura y de la cría, pudiera sedentarizarse y formar ciudades en aquel lugar.

Varios pueblos habitaron esta región durante la Antigüedad, entre ellos se destacan los sumerios, amoritas, asirios, babilonios y caldeos. Los sumerios fueron los primeros en establecerse, siendo los constructores de las primeras ciudades fundadas alrededor del año 5000 A.C.  Las ciudades sumerias eran consideradas ciudades-estado, es decir, poseían organización independiente una de las otras.

Cientos de dioses gobernaban Mesopotamia, ya que su religión estaba basada en el politeísmo. Cada ciudad adoraba a diferentes Dioses, les ofrecían alimentos y bebidas como ofrendas a cambio de que escucharan todas sus peticiones.

¿Quién es la diosa Ishtar?

Ishtar es la Diosa babilónica del amor, la belleza, la vida y la fertilidad. Estaba asociada con la sexualidad, y también era la equivalente de la sumeria Inanna, y el parecido de la diosa aramea Astarté. Su culto tenía que ver con la prostitución sagrada, y su ciudad sagrada Uruk era llamada “ciudad de las cortesanas sagradas” y  ella era nombrada la “cortesana de los dioses.” 

Se contaba que Ishtar tenía muchos amantes, inclusive para los Dioses su amor era un mal. Cuando la Diosa había sido joven tuvo un amorío con Tammuz (el Dios de la cosecha), el cual según la epopeya de Gilgamesh, fue la causa de su muerte para él.

Ishtar se relaciona con otras Diosas que representaban a la Diosa Madre, como Inanna en sumeria, Anahit en la Antigua Armenia, Astarte en Canaán y Fenicia.

Origen de la deidad Ishtar

La diosa Ishtar era conocida como la hija de Sin (Dios de la Luna) o de Anu (Dios de los cielos), y al ser descendiente de ellos era la dama bélica. Se considera que tiene un carácter astral porque personifica a una variedad de astros, como por ejemplo: al Sol, la Luna, las estrellas y Venus. Estaba relacionada con Venus, como estrella de la mañana y del anochecer.

La deidad Ishtar no estaba considerada dentro del grupo de las Diosas madre. La relación que tenía con la humanidad era más un tipo de inspiración para la acción vital que un refugio. No era una Diosa del matrimonio, sino una Diosa madre.

Existen otros nombres que están relacionados con Ishtar, como Astarté, Astaroth, Esther y Stára en  persa.

¿Cómo se representa la diosa Ishtar?                                                

Ishtar se representa con el símbolo de una estrella de ocho puntas, y también estaba asociada con los leones que la acompañaban en su puerta. También es representada estando de pie completamente desnuda con las manos sobre su vientre, sosteniéndose los senos y blandiendo un arco sobre un carro tirado por siete leones.

Diosa Ishtar

Importancia de la diosa Ishtar en la mitología mesopotámica

En el aspecto de Diosa del amor es la protectora de las prostitutas y de los amoríos fuera del matrimonio, los cuales no tenían significado especial en Babilonia. En su versión sumeria Inanna fue muy venerada a partir del reinado de Sargón, al igual se le nombra en el capítulo 44 del libro del profeta Jeremías, refiriéndose como “La Reina del Cielo.”

Uno de sus cultos fue el remplazo de la Diosa Anunitu, sin embargo tuvo otro en el templo babilónico llamado E.tur.kalam.ma. En 1778 a. C, Hammurabi construyó un trono en honor a Ishtar, y en 1775 a. C confeccionó imágenes para ella.

Leyenda de la diosa ishtar

Descenso al inframundo

Uno de los mitos más conocidos de Ishtar relata su descenso al inframundo. Todo comienza cuando Ishtar se acerca a las puertas del inframundo y le pide al guardián que le abra, diciéndole que si no lo hace golpeará y forzará las puertas, trayendo a los muertos para que se coman a los vivos. Por lo que el guardián rápidamente fue a contárselo a Ereshkigal, la reina del inframundo.

Ella le contestó al guardián que la dejara pasar, y el guardián lo hizo. Pero cuando él abriera una puerta Ishtar tenía que desprenderse de un elemento de su ropa. Finalmente al pasar por la séptima puerta ella ya se encontraba desnuda.

Al entrar Ishtar estaba furiosa por lo que había pasado y se lanzó contra la reina del inframundo. Y esta como castigo le dijo a su siervo que la encerrara y liberara las sesenta enfermedades contra ella. Al descender Ishtar al inframundo, la sexualidad en la Tierra se detuvo, por lo que el Dios Papsukal informó de lo que estaba pasando al Dios Ea.

Después de esto Ea crea un hermafrodita llamado Asu-shu-namir y lo manda a ver a Ereshkigal, quien le dice que invoque el nombre de los grandes Dioses contra ella. Además le pidió que le diera el agua de la vida. Ereshkigal se enoja cuando escucha su petición, pero no le queda nada más que aceptar. Asu-shu-namir salpica de agua a Ishtar y la revive, por lo que pasa de nuevo por las siete puertas recuperando su ropa.

Se dice que al morir Ishtar todo mundo comienza a extrañarla, y que regresó a la vida gracias a Papsukal, porque decidió ir hasta donde estaban los Dioses y pedirles que crearan a un ser capaz de entrar al  mundo de los muertos,  y así poder resucitar a Ishtar. Pero había un precio que ella tenía que pagar durante seis meses, el cual se trataba de que Tammuz tuviera que vivir en el mundo de los muertos, y ella lamentar su ausencia. En primavera volvería a salir y todos estarían muy felices.

Algunos consideran esta leyenda como el origen de la famosa “Danza de los siete velos”, el cual es un baile erótico inspirado.

Relación con otros Dioses

Se compara a Ishtar con otras Diosas del amor, como la Diosa griega Afrodita y la Diosa aramea Astarté. Un divulgador de la mitología llamado Donald A. Mackenzie relata que se encuentra un paralelismo entre la Diosa Afrodita y Adonis (su Dios muerto), e Ishtar y Tammuz (su Dios muerto).